Victoria Beckham, divina tristeza y divina imperfección

Viernes, enero 19, 2018 2 0
Victoria Bekcham

Victoria Beckham

Ocupa la portada del próximo Vogue del mes de febrero, y con ese motivo, Victoria Bekcham ha visitado España para asistir a una cena organizada por Vogue con motivo de su portada del mes de febrero, y se ha alojado en el famoso y polemico hotel donde Ana Obregón cercó a David Beckham fingiendo unas obras en su casa inexistente,y donde Rebeca Loos también hizo de las suyas.

Victoria, bellísima con un vestido rojo, sabe posar como nadie. Le gusta la iluminación natural, y entiende mucho de fotografía, casi más que su hijo. Sus puestas en escena requieren de un silencio muy especial, pero a los fotógrafos españoles, que tanto han visto, no les hace callar nadie. La imperturbable Victoria posó como una gran estrella en el photocall, y no hubo quien se quedara sin foto.

Miró a todos y cada uno: Agustín Mariño, autor de esta imagen, describe su maravillos mirada como la de “una niña enfurruñada, que mira fijamente a la cámara, con un pelín de ira y mucha tristeza”. A mí me ha producido la misma impresión.Victoria Bekcham 2

 

Nos contó que estaba feliz de estar en España, donde tanto ella como David hicieron muchos amigos, donde crió también a sus hijos, y donde hay tantas cosas maravillosas para ver.

El photocall lo organizaron los relaciones públicas y organizadores de eventos David y Pity, y fue todo un éxito, los felicité, había motivos para ellos. Hasta habló. Los fotógrafos la llamaban hasta ayer “la ajos”, por aquella famosa frase que dicen que dijo sobre el olor de nuestro país. Muchos se quedaron enamorados de ella. Tiene un buen cutis, y una asistente personal que vigila mucho por sus intereses. Se estuvo debatiendo y mucho sobre la intensidad de la luz,a unos les parecía que dominaba el amarillo, a otros que estaba bien, y alguien comentó que no pasaba nada porque las fotos se hacían con flash. El flash es lo mejor para disimular los defectos, pero a Victoria no le gusta nada porque según su asistente “no solo se siente deslumbrada, resta naturalidad y profundidad a su mirada”. Victoria tiene unos ojos hundidos, muy hundidos y no le importa, potencia su expresividad con unas enormes pestañas postizas, la nariz es imperfecta, muy respingona, pero maravillosa. Y yo ayer me sentí mucho más joven, viéndola tan divina, porque aún me acuerdo del guayurilliguonguayurrillirriliguan…Ya os colgaré más fotos y os contaré más chismes. Hoy no he parado de trabajar y escribir en todoel día

De momento os dejo un vídeo de las Spice Girls. Está igual o mejor que hace veinte años

 

2 Commentarios
  • l.s
    enero 21, 2018

    Hola Marta,
    A mí me parece que sigue oliendo el ajo español. La veo muy estirada.
    Saludos,

    • martacibelina
      enero 23, 2018

      Lo que es es muy lista….

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *