Anne Igartiburu no se resigna

Jueves, noviembre 13, 2008 10 0
Elizabeth Thompson

Elizabeth Thompson

Mira quien trina, podría también ser un buen titular para este post. Anne Igartiburu, la bellísima presentadora del programa “Mira quien baila”, no lo da todo por perdido en su relación intermitente con Álvaro Fuster, el amigo del príncipe Felipe, quien ahora, al parecer, bebe los vientos por Elizabeth Thompson, ex concursante de “Supervivientes”. Anne sigue llamando por teléfono a Álvaro como si no hubiera ocurrido nada, intenta conservar o recuperar al que ha sido su gran amor.
Elizabeth y el empresario fueron sorprendidos por el programa “Está Pasando” hace tan sólo quince días.
Álvaro y Elizabeth llegaron juntos en el coche del empresario a un hotel de Madrid con motivo de un acto benéfico. . La la pareja entró cada uno por su lado, pero ya en el interior no se separaron ni un instante. Álvaro estuvo pendiente en todo momento de su pareja y le presentó al resto de los invitados.

¿Aceptará la familia de Álvaro a Elizabeth? Uno de los principales obstáculos que se interpuesieron en la relación entre Anne y el empresario fue el rechazo por parte de los Fuster hacia la presentadora. Elizabeth lo tiene todo. No niega que le gustan los hombres bellos, jóvenes y ricos, pero tiene una enorme seguridad en si misma que le sirve para romper barreras. La joven quiere olvidar su paso por televisión para proyectar una nueva imagen de Bussiness Woman de color. Satisfecha con la victoria de Obama, considera que ahora es el turno de la gente de raza negra, y cree que vienen buenos tiempos para ella.
De ascendencia italio-jamaicana, tiene su residencia en Montecarlo, pero se ha trasladado a vivir a Madrid para ocuparse de diversos negocios. Es fundadora de la empresa Caribbean Glamour y tiene casas en Nueva York, Milán y Madrid.
Madre de una niña de 12 años, Georgia, fruto de su relación con el empresario multimillonario italiano , Emanuele Garoche, disfruta del apoyo incondicional de su ex, quien le pasa una pensión de 40.000 euros mensuales.

Elisabeth y el padre de su hija, Emanuele Garoche

Elisabeth y el padre de su hija, Emanuele Garoche

[

Actualmente, Elizabeth se dedica a compar edificios antiguos de España y se los vende a su ex para que éste los convierta en hoteles de la cadena Nhow. También compra barcos y aviones para venderlos al mejor postor. La bella Elizabeth es un auténtico partidazo para Álvaro Fuster, quien no es, en absoluto, tan rico como piensa la gente.

10 Commentarios
  • .
    noviembre 13, 2008

    ¿La Ana Igartiburu bellísima?. jajajajajajajajajajajaja, hay que risa, tía Felisa.

  • Jose
    noviembre 13, 2008

    Me alegro de que la haya dejado. Me cae fatal Ana. Parece el tipo de “repelente niña que lo sabe todo”.

  • luma
    noviembre 14, 2008

    pues a lo mejor el interesado en este caso era él, pq veo que la chica tiene posibles muy posibles.

  • Armiño negro
    noviembre 14, 2008

    ¿Dices que se dedica a comprar edificios antiguos?
    Pues podiamos vender la Mezquita de Cordoba, o la Torre de Hercules.
    Quizas nos haga una buena oferta.

  • Jean Bedel
    noviembre 15, 2008

    La Igartiburu creo que ya ha pasado por sus mejores días, comienza el declive. Y la Thompson esta, joer, como está.

  • Anónimo
    octubre 2, 2009

    Pobre este chico alvaro y su familia , el esta ciego y sordo. Seria mejor que investigara con quien anda, cuanta mentira.

    • rakel
      diciembre 7, 2009

      mire eres un aburido los dos se quieren

  • ELOY
    octubre 2, 2009

    COMO SE LLAMA ELIZABETH O WALT DISNEY JAAJAJAJ

  • Iñigo
    mayo 29, 2010

    ¿Bella Anne Igartiburu?, fea no es, pero tampoco bella ni guapa, al natural es de los más normal, la frescura la perdio hace tiempo, pero una cosa es cierta, tanto de Anne Igartiburu como de esta otra mujer, habría que conocer sus comienzos. Con los de Igartiburu es para quedarse con la boca abierta.

    Un saludo.

  • Marcela
    mayo 3, 2011

    Que negra mas bella, realmente es despampanante y los que dicen que no, debe ser envidia o racismo obviamente.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *