Conociendo al venerable Lama Jampa Chojor

Viernes, julio 6, 2018 0 2

El Lama Jampa Chopor junto al venerable  Jangcchub Rimpoché y el venerable Gueshe Lobsang Tendar Nunca me había  sentido atraída por el tema del Budismo hasta ahora, pero quiero compartir con vosotros una experiencia muy especial que ha cambiado mi vida en los últimos días.

Mamen Díaz Saura, la esposa de Enrique Cornejo me invitó a un acto muy especial, donde viví una experiencia única. Le estoy profundamente agradecida porque algo ha pasado en mi vida desde entonces. Fue el pasado jueves siete de junio, se celebraba una ceremonia por la paz en el Muñoz Seca de Madrid, y el propietario del mismo cedió el teatro de forma gratuita a los lamas para celebrarla. Fue un acto muy especial. Tuvo lugar la ceremonia del agua, en la que se llamó a los espíritus de los Budas fallecidos, hubo un debate, preguntas, y también pude entrevistar, gracias a la ayuda de un magnífico intérprete tibetano, al venerable lama Jampa Chojor, reconocido como el tercer Chojor Rimpoché.

Aparentemente es como un niño, tal vez porque se ordenó con seis años en el gran monasteriod e Tawang, pero cuando habla en serio y no bromeaba con mi paraguas, con el que me apuntó como un espadachín, la madurez de su pensamiento impresiona. Me dijo que nos conocíamos, y alguien me sopló que se refería, probablemente, a otra vida.

No lo sé, pero fue él personalmente quien me puso, al término del acto en la mano esta pulsera, y mi vida ha cambiado desde entonces. Y eso que solo nos dio unas nociones muy simples a los allí presentes sobre el dominio de la mente y la importancia de la meditación. El lama, con solo 16 años, se trasladó al monasterio de Ganden y al completar sus estudios se mudó a Europa, donde es director de los centros Chökjorling de Murcia y Madrid.  ( en la imagen superior El Lama Jampa Chopor junto al venerable Jangcchub Rimpoché y el venerable Gueshe Lobsang Tendar)

Ya os seguiré hablando de todo lo que me contó. No me he quitado la pulsera y algo ha cambiado en mi vida. Me siento más segura, sé ahuyentar los pensamientos que me hacen daño y también expresar con rotundidad lo que quiero y lo que siento. Y solo hicimos dos ejercicios para controlar la mente que duraron escasamente diez minutos. Teníamos que memorizar el dibujo del tapiz que se encontraba detrás de ellos y luego recordarlo, cerrando los ojos, después había que hacer lo mismo, fijarse en él, e intentar evocar otra imagen, a mí se me aparecía  en la mente la imagen de Cristiano Ronaldo.

Ceremonia del agua

Ceremonia del agua

Aquí tenéis una foto de mi mano. Perdonad que no me haya hecho la manicura. Me hicieron las uñas semipermanentes esas en un sitio chino y desde entonces no son las mismas.
mano-pulseera-budista

Todavía no hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *