Berlusconi, como Tiberio y una tarde de toros

Berlusconi, el Tiberio del siglo XXI

Hoy he estado en una corrida de toros y pensaba hacer un post sobre el tema, pero creo que es más urgente hablar de Berlusconi. Os contaré todo lo que he visto en la corrida mañana.Está toda la prensa del corazón hablando del asunto de la denuncia de Lydia Bosch a su  marido por presuntos abusos sexuales a una menor, y apenas le hemos dedicado espacio a las graves acusaciones de Verónica Lario hacia su marido, a quien acusó hace un mes de frecuentar la compañía de mujeres menores de edad. Al final, los hechos han demostrado que tenía toda la razón. Berlusconi ha impedido que se publiquen unas fotos muy comprometidas en las que aparecía rodeado de jovencitas en en patio de su mansión de Villa Certosa, en Cerdeña.  Son más de 700 fotografias obtenidas en mayo de 2008 y en la nochevieja del pasado año. La Fiscalía de Roma, ha instancias de Berlusconi  ordenó ayer el secuestro de las imágenes.  Berlusconi ha recurrido al defensor de la privacidad para proteger su imagen. ¿Acaso tienen los políticos el mismo derecho a la privacidad que el resto de los mortales?¿No están obligados, por la confianza que depositan los votantes en ellos,  a mantener un comportamiento intachable? Las fotos las ha hecho Antonello Zapadu. el mismo fotógrafo que pilló a Berlusconi en el año 2007 en Cerdeña  con cinco jovencitas sentadas sobre sus rodillas . Las imágenes fueron publicadas en su momento por la revista Oggi.En las fotos más recientes, las obtenidas en Nochevieja, aparece Noemi Letizia, la joven de 18 años  a cuyo cumpleaños asistió Berlusconi hace un mes, colmando por completo la paciencia de Verónica Lario, quien decidió iniciar de imediato los trámites de divorcio. Según ha informado en su último número el semanario L’Espresso, Berlusconi invitó a cincuenta chicas a la fiesta de fin de año en Villa Certosa. A todas ellas las obsequió con 2.000 euros para compras y  diversas joyas, entre ellas  un colgante en forma de mariposa ,Berlusconi no ha dimitido, y el fotógrafo, que lo único que ha hecho ha sido cumplir con su trabajo y  con el deber de ejercer de notario para la historia,  ha visto como registraban su casa.Tengo en mi casa al menos dos ejemplares de Vida de los 12 Césares, de Suetonio, uno de los historiadores más cotillas y minuciosos de la Antigüedad Clásica. ¡Cuánto habría disfrutazdo con las andanzas de Berlusconi!Pensando en los 12 Césares, con el que más similitudes encuentro es con Tiberio, que murió a muy avanzada edad para aquellos tiempos, a los 77 años. Como Berlusconi, durante sus estancias en Capri, buscaba en la compañía de cuerpos más jóvenes el vigor y la juventud perdidas. Actualmente, Don Silvio, a quien su mujer llama El Emperador, tiene 72 años, cinco menos que Tiberio, quien no necesitó nunca implantes de pelo.Tiberio fue mucho más allá, se bañaba con jovencitos y hasta niños en una piscina y les llamaba sus pececitos, ya podéis imaginar por qué. ,También violaba a sus jóvenes sirvientes y los torturaba.  No entro en más detalles para no herir sensibilidades.. Si queréis saber más, comprad el libro.  Diréis que estoy exagerando con la comparación, pero: ¿Qué no será capaz de hacer Berlusconi si alguien no le para los pies?  En aquellos tiempos, los emperadores romanos gozaban de un poder absoluto, el mismo del que disfruta este señor, propietario de una cadena de televisión en nuestro país. ¿No ha cambiado nada en 20 siglos? ¿Seguirá el primer ministro italiano haciendo lo que le vega en gana? ¿Tendrá nuestro Rey que seguir sentándose ante semejante sátiro y aguantar sus ronquidos durantes las finales de Champions?

Todavía no hay comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *